Consejos para mantener una buena postura

1) CONOZCA SU SILLA Y ADÁPTELA A SU MESA

Consejos para mantener una buena postura: Aprenda a utilizar los mandos de su silla de oficina: la altura del asiento, la inclinación y altura del respaldo y cuantas regulaciones admita.
Las mesas de oficina suelen ser fijas: ajuste su silla de oficina a la mesa, para adoptar las posturas de trabajo más convenientes para su salud.

buena postura

2) REGULE LA ALTURA DEL ASIENTO

Coloque los riñones hasta el fondo del asiento y regule la altura de forma que los muslos queden rectos ligeramente inclinados hacia las rodillas.
Los antebrazos deben continuar el plano de la mesa de oficina.

buena postura

3) LOS PIES DEBEN ESTAR APOYADOS

Los pies deben quedar apoyados en toda su planta.
Si, al regular la altura del asiento, los pies no llegan a apoyarse por completo, utilice un reposapiés.

buena postura

4) REGULE LA ALTURA E INCLINACIÓN DEL RESPALDO

Siéntese siempre apoyado en el respaldo, regulando su altura de forma que la zona de los riñones quede sujeta con comodidad.
Si selecciona “Contacto permanente”, el respaldo se moverá con usted: regule la tensión del respaldo de forma que ejerza cierta presión en la espalda, si deja el respaldo fijo, situelo recto o ligeramente inclinado hacia delante.
Utilice ambas posibilidades, dependiendo de la tarea que realice en cada momento.
Reduzca al mínimo la presión del tronco.

buena postura

5) MANTENGA LOS BRAZOS APOYADOS

Apoye los antebrazos en los reposabrazos de su silla de oficina, o en la mesa de oficina, continuando el plano del tablero.
Regule los reposabrazos a su conveniencia: normalmente entraran bajo la mesa de oficina.

buena postura

6) TRABAJE DE FRENTE, NO DE LADO

La pantalla o el teclado de su ordenador no deben obligarle a trabajar con el cuerpo o cuello torcido.
Su silla de oficina es giratoria: sitúe los elementos de trabajo frente a usted, con la pantalla a 50/60 cm de sus ojos.

buena postura

7) CAMBIE DE POSTURA CON FRECUENCIA

Sentarse debe ser una postura activa, no pasiva. Evite permanecer mucho tiempo en la misma postura.
Experimente con distintas posturas y configuraciones de su silla de oficina y seleccione las más cómodas para cada tarea concreta.
Mueva los pies.