Consejos para diseñar tu oficina en casa

La necesidad de crear la oficina para trabajar desde casa se ha disparado en los últimos años. En la actualidad, las empresas cada vez están más dispuestas a que los miembros del equipo trabajen desde sus casas. También, los freelance saben bien que no hay nada como una oficina en casa porque te permite ser más productivo y creativo.

Vivimos en un mundo totalmente conectado a smartphones, tablets, netbooks…etc, por lo que ¿Cuál es el obstáculo para tener una oficina en casa? Hay un montón de respuestas a esta pregunta.

No todos los gerentes tienen suficiente confianza para que los empleados estén fuera de su campo visual, y la seguridad de la red puede ser un desafío con el acceso remoto. Además, la falta de tiempo en persona con tus superiores puede ser un obstáculo a la hora de colaborar en una visión compartida en los proyectos.

Pero las ventajas son innegables. Los datos muestran que trabajar desde casa es más saludable, más económico, más productivo y más ecológico. Si minimizamos los desplazamientos significa reducir tráfico y en consecuencia tiempo perdido en largos atascos – también una ventaja más para conciliar vida laboral y familiar.

No es de extrañar el “teletrabajo” ha crecido un 79,7 % en los EE.UU. en los últimos cinco años, donde se estima que 10,5 millones de personas que trabajan por cuenta propia trabajan desde casa. Se ha estimado que 50 millones de estadounidenses prefieren tanto trabajar desde casa a tener empleos que no requieren presentarse en la oficina.

Si eres una de esas personas, querrás asegurarte que tu día de trabajo en el hogar no implica compromisos en la eficiencia o la comodidad. Si es importante para ti que tu mesa de trabajo y tu espacio circundante estén arreglados lo más perfectamente posible, vas a tener que seguir estas tres reglas.

 

1. Usa una habitación que tenga un solo propósito

En ocasiones cuando trabajamos desde casa, se tiende a sentarnos con tu dispositivo móvil en el sofá o en la mesa de la cocina.

Psicológicamente, es más fácil concentrarse en entornos que asociamos con el trabajo.

Lo ideal es un espacio que reduzca al máximo las distracciones con buena ventilación y luz natural. Un reloj atractivo en la pared, ayuda a realizar las tareas importantes en tiempos razonables, una buena lámpara de escritorio crea un ambiente cálido y un pequeño tablón de anuncios permite fijar imágenes inspiradoras y documentos importantes, donde poder verlos fácilmente.

 

mesa oficina organizada

2. No renunciar a la comodidad y usabilidad

El hecho de que tu oficina en casa esté hecha para trabajar no significa que tiene que ser incómoda. Un puesto de trabajo, teniendo en cuenta principios ergonómicos es absolutamente recomendable.

La mesa de la oficina y más todavía la silla de oficina es la parte más importante del conjunto. La mesa de la oficina es importante que este recubierta de un material resistente para que soporte bien el paso del tiempo. La silla es la herramienta que soporta nuestro cuerpo durante las horas que trabajemos y hará que nuestra jornada laboral sea más agotadora o menos.

Las mesas de oficina con alturas ajustables son de gran ayuda, sobre todo si te permiten trabajar de pie cuando lo desees como es el caso de las mesas automáticas.

Mientras estás sentado, asegúrate de que tus dedos escriban al mismo nivel así como que los codos descansen en la mesa o en los brazos de la silla. Asegúrate de que la línea superior de tu monitor coincida con tus ojos y que esté por lo menos a 50 cm de distancia de tu cabeza. Es importante tomar ciertos descansos regulares. Tanto realizar estiramientos como descansar la vista para despejar la cabeza – al menos una vez cada hora.

Preferiblemente orienta la mesa hacia la entrada para no tener la sensación de que ocurren cosas detrás. Es importante también tener en cuenta la luz desde el exterior para que no ponga en peligro tu capacidad para ver el monitor.

Piensa en una cabina de avión cuando organices tu mesa de trabajo. Aquellas cosas que necesites más a menudo – auriculares, chequeras, sellos, teléfono, fax, impresora, notas adhesivas, etc – deben estar a tu alcance. El resto pueden estar alejadas – tal vez incluso mantenerse fuera de la vista para minimizar el desorden.

 

oficina en casa

3. Mantener el acceso a lo no-virtual

Las personas que trabajan desde sus casas son propensos a invertir la mayor parte de sus horas de trabajo online, centrándose en los archivos electrónicos normalmente alojados en la nube. Pero incluso el trabajador más vinculado a la web de vez en cuando tiene que interactuar con el mundo físico. Tratar con la gestión empresarial y la burocracia a menudo requiere la firma de copias impresas de documentos o cheques.

Ten en cuenta estos aspectos de tu jornada de trabajo en mente a la hora de diseñar tu oficina en casa. Un organizador, o carpetas colgantes pueden ayudar a mantener los documentos organizados de forma compacta, al igual que un sistema de estantería. Los códigos de color también son de gran ayuda.

Existen un montón de productos innovadores, prácticos y eficientes en espacio para clasificar y almacenar los archivos físicos que hay.