Materiales y tejidos para la silla de oficina

Elegir los materiales y tejidos para la silla de oficina no suele ser un problema a priori. Normalmente solemos tener claro el tipo de acabado queremos para nuestro espacio de trabajo, habitualmente condicionados por el estilo del entorno y resto de muebles de oficina. Pero en algunos casos surge la duda de que material sería el idóneo para nuestra silla de oficina, especialmente para espacios de trabajo concretos en los que se pasan muchas horas sentado. Para resolver estas dudas analizamos los distintos tipos de materiales y tejidos en los que se puede tapizar una silla de oficina, así como las ventajas y desventajas de su uso.

Actualmente existe gran variedad de materiales y tejidos para la silla de oficina: piel natural, polipiel o piel sintética, tejidos de distintas composiciones y mallas de polipropileno y materiales plásticos. Vamos a analizar cada tipo de material:

SILLAS DE PIEL NATURAL

Se trata de un material natural y elegante, a la vez que moderno, práctico y sofisticado, ideal para cualquier ambiente de oficina, especialmente usado en las zonas de dirección.

Ventajas
Al ser un material natural, la piel no da calor favoreciendo la transpiración.
Otra de las ventajas de la piel natural es la resistencia. Entre todos los materiales, es el más duradero y fácil de mantener y limpiar.

Desventajas
El principal inconveniente de la piel es el precio inicial, más elevado que la misma silla tapizada en otro tejido, aunque si tenemos en cuenta que nos va a durar mucho más y que es más sencillo mantenerlo, al final puede ser más rentable.
Otra desventaja que se suele asociar a este tipo de material es la sensación térmica en las distintas estaciones del año, aunque en realidad, esto es propio de la polipiel o piel sintética, ya que al ser natural, la piel no da calor y transpira.

Aplicaciones
La piel natural, por su calidad, resistencia y apariencia, es un tapizado muy recomendable a elegir para sillas de oficina de dirección, butacas en salas de reuniones y sillones y sofás que se van a utilizar mucho en salas de espera y zonas office.

SILLAS DE POLIPIEL o PIEL SINTÉTICA

Existen muchas calidades y composiciones de este material, algunas de ellas llamadas ecopiel, similpiel o novapiel, consisten en una mezcla de retales de piel natural ligados con otras fibras dando como resultado un material artificial.

Ventajas
Su apariencia y tacto son muy similares a los de la piel natural. Además, se limpia con facilidad y no se mancha al ser prácticamente impermeable.
Otra aspecto positivo es que el precio de la polipiel es mucho más asequible que el de la piel natural, e incluso que algunas telas de calidad.

Inconvenientes
No deja de ser un material artificial, y con el tiempo tiende a agrietarse sin más solución posible que volver a tapizar la pieza o sustituirla, mientras que si la piel natural se reseca y empiezan a aparecer escamas basta con hidratarla. Además y como ya hemos dicho, es fría en invierno y en verano, al no ser porosa, no transpira y se adhiere a la piel, lo que la hace algo incómoda.
Hay que destacar, sin embargo, que tanto su resistencia y durabilidad como su acabado y textura varían en función del fabricante y la calidad, por lo que podemos encontrar alguna polipiel en el mercado muy similares en apariencia a la piel natural.

Aplicaciones
Este tipo de material da buenos resultados para sillas de oficina y sofás, en los que no queremos gastarnos demasiado dinero, pero guardando una apariencia propia de la piel natural.

SILLAS DE TELA

Ventajas
Una de las ventajas de este tejido respecto a los demás materiales suele ser el precio, aunque esto dependerá de la calidad y características de cada tela.
Un buen tejido transpira evitando la sudoración al pasar muchas horas sentado en el puesto de trabajo.
La principal ventaja de tapizar una silla de oficina con tela es la amplia variedad de colores, texturas, estampados y tipos que hay en el mercado.
Otra de las ventajas de la tela es que dependiendo del Grupo posee unas características específicas como resistencia al desgaste, al calor a los productos químicos…

Inconvenientes
La tela se mancha con mayor facilidad y es más complicada de limpiar. Mientras que con un paño húmedo cualquiera de las otras dos opciones queda perfecta, la tela coge polvo y dependiendo del entorno de nuestra oficina tendremos que pasar de vez en cuando la aspiradora.

Aplicaciones
La variedad de tejidos hace que el uso de la tela para tapizar sillas y sillones de oficina sea la opción preferida. Su uso polivalente la hace óptima para usar en cualquier ambiente y uso, como oficinas operativas, zonas de recepción y despachos de dirección mas modernos.

SILLAS DE MALLA

La aplicación de este tipo de tejidos de malla en las sillas de oficina está de moda, pudiendo usarse combinada con otros tejidos tanto en sillas de oficina como butacas y sofás.

Ventajas
Este tipo de tejidos permite respaldos y asientos transpirables, fáciles de limpiar, y que no acumulan polvo ni suciedad.
Las sillas con malla son mas ligeras y maleables, permitiendo la adaptación a cada usuario y a sus movimientos. Fundamentalmente respetan los principios ergonómicos, y el usuario se siente cómodo ya que se adapta perfectamente a las formas del cuerpo humano.
Estéticamente aligeran y contemporizan los espacios e imagen corporativa.

Inconvenientes
Las mallas suelen ofrecerse en una gama de colores más limitada que las tapicerías en general.
Los respaldos de malla pueden ofrecer menos freno al apoyo dorsal y lumbar en las sillas de trabajo.

Aplicaciones
El uso de malla esta extendido tanto para sillas de uso operativo intensivo como para zonas polivalentes y salas de espera. La fácil combinación con otros tejidos amplía las posibilidades de uso.

 

Resumiendo, podemos afirmar que el tipo de material y tejido ideal de nuestra silla y sofá dependerá del presupuesto, del estilo y el uso que vayamos ha hacer de la misma.