Wilkhahn premio alemán de Medio Ambiente

Wilkhahn, un impacto sostenible

La Fundación Alemana del Medio Ambiente (DBU) ha estado concediendo anualmente el más valioso galardón “verde” de Europa, el Premio Alemán de Medio Ambiente, durante los últimos 20 años. En 1996, como uno de los premiados, Wilkhahn fue elogiado por su “enfoque consistente ecológico”. Y 17 años más tarde todavía damos la máxima prioridad a la sostenibilidad y la protección del medio ambiente. La actual Declaración Medioambiental de Wilkhahn incluye los detalles de la producción energética eficiente, la reducción de residuos y el fomento de la biodiversidad.

El Premio Medioambiental Alemán rinde homenaje a las personas, empresas u organizaciones, que sean los principales modelos a seguir en la protección y la conservación de nuestro medio ambiente. En 2013, los jueces escogieron a dos mujeres que habían realizado una labor pionera en la aplicación de los poderes de persuasión, profesionalismo y tenacidad frente a la oposición masiva. Carmen Hock-Heyl y su compañía Hock lanzaron con éxito al mercado los paneles de aislamiento de cáñamo. Ursula Sladek es la presidenta ejecutiva de Netzkauf Elektrizitätswerke Schönau e. G., una iniciativa ciudadana que generó el primer proveedor de eco-electricidad de Alemania. Ambas ganadoras recibirán el Premio Alemán del Medio Ambiente el 27 de octubre en Osnabrück de manos del presidente alemán Joachim Gauck. Enhorabuena a las dos.